Es un tratamiento combinado de la filosofía oriental, que trabaja meridianos y chacras, con el efecto de la vinoterapia “a la Fragola”.

Empezamos el tratamiento con una exfoliación oriental; seguidamente aplicaremos unas ampollas capilares que ayudan a descargar todo el cuerpo.

Con envoltura de yogur y el mix del vino de Fragola, acabamos de sacar el calor y hidratamos todo el cuerpo; acabamos el tratamiento con el masaje con bolas chinas y así llevamos en el cuerpo y el espíritu a la relajación total.

El tratamiento puede sustituir el envolvimiento por una bañera de vino a la Fragola.