Tratamiento desmineralizante, muy hidratante y relajante, que comienza con una exfoliación del cuerpo con un gommage de oro, al que sigue un baño, o una envoltura con polvo de oro, que alimenta el cuerpo, y le aporta color y luminosidad.

El tratamiento termina con un modelado de zonas específicas del cuerpo, y finalmente, un último toque con el polvo de oro.